Mobirise responsive website builder software

Skateboarding por las calles de La Habana

Autor: Bárbara Avello
25 Febrero, 2015

Chemi Rosado ya regresó a su natal Puerto Rico, después de algunos días en los que recorrió, con su tabla de skate, las calles de La Habana, para hallar en ellas “una ciudad mirada por los jóvenes, una historia contada desde la sensibilidad de aquellos que con escasos años reconocen en Máximo Gómez una figura clave de su país”, y con todo, organizar su proyecto para mayo próximo cuando comience la 12 Bienal de La Habana.


El artista compartió varias ideas pero una ya es definitiva, para esta edición del evento de arte contemporáneo, pretende un video de La Habana desde la perspectiva del skating. “Basicamente es mirar esa otra ciudad que miran los muchachos y que no es la misma que miramos los demás, muy horizontal. De esta manera es que me gustaría crear ese mapa de La Habana, que no es el mapa turístico ni el mismo mapa de un habanero”.


El proyecto de Chemi, como él mismo anunció, va a enseñar otra Habana mezclada con el sentido internacional del propio skate. En su proyecto estarán involucrados skaters cubanos de los que se llevó una impresión favorable por lo “interesante de trabajar con un grupo de skaters que conocen la historia del lugar más allá de las características de la superficie. Los jóvenes cuentan la historia del personaje; por ejemplo. Para mí es sorprendente ver un muchacho leyendo y luego contándote esa historia. Es por ello que el trabajo va a tener un poco de documental pues es ver qué parte de esa historia de su país concierne a esos muchachos”.


Otro aspecto que refirió entre sus intereses particulares fue la mezcla de culturas, razas y clases sociales que propicia el skate y que está presente tanto en Cuba como en otros países.


Para Chemi Rosado, la invitación a esta 12 Bienal constituye “una ventana para visitar un país que había intentado visitar desde hacía 15 años. Pero también es un momento oportuno para que las personas de acá conozcan qué tenemos en Puerto Rico. Es una oportunidad para unir las dos alas del pájaro y ver qué pasa”.