Mobirise easy website builder

...para pensar la Bienal

Autor: Bienal de La Habana
23 Marzo, 2015

A través de Jorge Fernández, director de esta 12 edición de la Bienal de La Habana, aparece la posibilidad de volver a pensar el evento. Nos resitúa frente a las intenciones de la cita de mayo, para entender qué pasará Entre la Idea y la Experiencia.


 

Cada tres años, no cada dos, vuelve, quizás paradójicamente –tal vez no tanto, si Rafal Niemojewski también contempla este intervalo en su definición de bienal contemporánea- la Bienal de La Habana, “uno de los eventos más grandes de la cultura de este país”, señalaba en Conferencia de Prensa, Jorge Fernández, director del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam.


 

Un evento como este sostiene el reto de adecuarlo a los nuevos tiempos, a las condiciones actuales, al arte que se produce en cada momento; por tanto “cada Bienal ha respondido al período específico en que se ha hecho y eso ha sido fundamental. No ha dejado de mantener la motivación entre los muchos que en el mundo la siguen y la respetan. Se mantiene siendo un referente para los artistas a nivel internacional; por tanto, merecido el lugar entre las grandes bienales”.


 

Razones de más para no pensar la Bienal como un evento por sí solo; en realidad “no hubiera Bienal si no hubiera un país detrás que la apoyara, que la respaldara y que apostara por ella. Sigue fresca, desafiando cada momento y respetando el sentido original que la vio nacer”.


 

Fernández invitaba a analizar en torno a ¿qué entendemos por tercer mundo? En ese sentido, ¿cuál es el posicionamiento que puede tener la bienal en el nuevo contexto geopolítico que se está moviendo en el mundo? Con todo lo polémico que pueda ser el concepto de tercer mundo; en realidad, no es importante la nomenclatura porque siempre van a existir determinados países que pertenecen al sur, que hoy día, con todos los fenómenos que acompañan a la globalización, sus voces no serán las mismas que tienen artistas de otros países.


 

Así, se justifica que tenga que ser la Bienal, un evento plural, para mantener el diálogo entre artistas de diferentes regiones y dar voz a aquellos que no la tienen. De acuerdo con Fernández, “la Bienal de La habana pone al mismo nivel a todo el mundo”. Esta vez, estarán coexistiendo 119 artistas de 44 países; entre ellos, 26 son artistas cubanos.


…Entre la idea y la experiencia


 

El tema de esta Bienal es Entre la idea y la experiencia. Pero "este no es un tema, es un método, una práctica, una manera de enfocar un determinado trabajo. En la Bienal no hay tema, hay muchas cosas que están sucediendo".


 

Jorge Fernández, establecía como el gran debate, aquello de que hoy se sabe quiénes son los artistas pero no se sabe qué cosa es el arte. Decía, "para nosotros es importante pensar cómo hoy hay un desplazamiento del objeto a los contextos. Hoy, la relación que pueda tener el arte con los contextos es fundamental para entender que ya no solo estamos hablando en términos de prácticas sino también en términos de procesos de trabajo, donde hay un concepto de expansión, de incorporar saberes".


 

Si en la bienal pasada se insistió en la esfera pública, ahora –de acuerdo con Fernández- se trata también de pensar en cómo están ocurriendo los procesos dentro del arte. En tal sentido, "cada día existen más colaboraciones y sobre el arte ha caído una gran responsabilidad. Hoy, ante las limitaciones que pueden aportar ciencias como la Filosofía, la Antropología -en un momento en el que se cuestiona el sentido de la Ciencias Sociales, si son ciencia o no, si son realmente juego de agrupaciones- hay un nivel en todos los campos del saber y todos ellos están confluyendo en los procesos que aporta el arte. Por todo esto, están interviniendo todas estas grandes disciplinas en los procesos de la creación. En la Bienal habrá científicos, botánicos, historiadores, músicos, del mundo de la danza, sociólogos, antropólogos, hasta Abakuá".


 

Jorge Fernández insistió en que "esta es una bienal que no está pensada para coleccionistas, para la gente que venga a comprar obras. Tampoco es una bienal por convocatoria o por concurso, es una Bienal que responde a un concepto curatorial. Aunque la manera en la que estamos trabajando tampoco es el concepto de la curadoría clásica".


Siguiendo a Fernández, "no hay que pensar que la gente no entiende el arte contemporáneo sino es interesante la reacción de cada una de las personas. Para nosotros es muy importante que la obra esté dialogando en el lugar que hace falta. Ha sido un trabajo de mucha discusión pero lo más importante es cómo crear un diálogo entre el adentro y el afuera".


A propósito, Rubén del Valle Lantarón, presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas y también de esta Bienal de La Habana, recalcó que "nos interesa una Bienal no para la élite, sino que sea patrimonio de los más diversos y amplios públicos".