Mobirise website maker

Para cabellos natural afro y para Ana Mendieta

Autor: Bienal de La Habana
27 Abril, 2015

En la Oncena Bienal, Susana Pilar Delahante Matienzo participó como artista independiente dentro de la nómina oficial de invitados, su video instalación interactiva hacía sentir al público todo el tiempo amenazado. “Paranoia”, la obra que curara José Manuel Noceda, ponía a los espectadores frente a una proyección donde se veía la mira de un rifle, escondido en otro lugar con una cámara. A través de un sensor de movimiento, la mira seguía todo el tiempo a los sujetos.


 Graduada del ISA con una tesis bastante controversial por proponerse quedar embarazada del espermatozoide de un occiso; en esta ocasión, otra vez en el Pabelllón Cuba, pero bajo la curaduría de Dannys Montes de Oca y Royce Smith, Susana Delahante, participa dentro del Proyecto Colectivo “Entre, Dentro, Fuera/ Between, Inside, Outside” con tres propuestas.


 A su presentación en esta Duodécima edición le antecederá la participación en el Pabellón de Cuba durante la Bienal de Venecia, junto a los artistas Celia y Yunior, Grethel Razúa y Luis Gómez a partir de este 8 de mayo.


¿En qué consisten los proyectos que presentas en esta Duodécima edición de la Bienal de La Habana?


Participo en el Proyecto Colectivo, curado por Dannys Montes de Oca “Entre, Dentro, Fuera/ Between, Inside, Outside”, en el Pabellón Cuba, a inaugurarse el 23 de mayo a las 11:00am.


Dentro de ese tengo varios proyectos, mayormente performance. Son obras de mucho proceso, performáticas, de intervención pública, de trabajo en el tiempo. Hay un primer proyecto que es una Misa de Cajón a la artista cubano-americana Ana Mendieta, el mismo día de la inauguración, en el área del escenario del Pabellón Cuba. La pieza se llama “Contacto” y se me ocurrió el año pasado. Consiste en homenajear su espíritu, más que un homenaje a su trabajo. Es un contacto directo con el espíritu de la persona.


También habrá un concurso de cabello natural afro que se llama “Lo llevamos rizo”. Dirigido sobre todo al público cubano, el concurso será el 13 de junio a las 4:00 pm pero desde el 26 de mayo voy a estar inscribiendo a quienes quieran participar y anunciando qué va a suceder. Esas personas inscritas van a pasar por un proceso de conferencias, de proyección de películas, de talleres acerca de cómo trabajar su pelo. Todo ello empezará entre el 3 y el 4 de junio hasta el 13, un aproximado de dos semanas en el cual van a estar sucediendo diferentes actividades con relación al concurso. El último día es el del fallo del jurado y la Gala. Hay tres modalidades: Afro, Trenzado y una de Dreadlocks. Tres premios para esas tres modalidades. Pueden participar personas de todas las edades, el único requisito es el que el pelo sea natural.


El jurado premiará a quien tenga más estilo, más creatividad en su pelo. Con toda la serie de talleres, imaginamos que vayan preparándose para que en el día final se hagan el peinado que les siente mejor y sea el ideal para presentarse en el concurso. Queremos que los premios ayuden a que sigan trabajando en su pelo las ganadoras; además, incluirá algo de ocio.


También voy a hacer un performance que se nombra “El Tanque”, el 29 de mayo. Será una acción con mi pelo que está relacionada con el agua y el peine caliente.


 Si buscáramos el concepto detrás de la obra, por qué elegir para Ana Mendieta una misa de cajón y qué persigues con “Lo llevamos rizo” y “El Tanque”.


El concurso y el Tanque tienen una intención muy similar: está relacionada con cómo yo llevo mi pelo y también como la sociedad lo asimila. Por lo general hay mucha presión en alisar el pelo, tienes que llevar un canon de belleza que no responde todo el tiempo a las cosas que tú quisieras. No estoy en contra de alisar el pelo antes bien creo que debe ser una opción y no la única salida. Está basada en mi relación personal con el contexto cubano donde a veces he sentido la opinión de la gente sobre mí y por tanto, me decidí a hacer algo al respecto. Mi intención principal es darle un espacio a esos cánones de belleza dentro de la sociedad cubana. Por su parte, “El Tanque” es una reacción a todo lo que expliqué antes.


“Contacto”, la misa de cajón, tiene que ver con una historia muy personal. Estuve en una retrospectiva de Ana Mendieta en Austria y fue muy fuerte para mí, las obras tenían mucha fuerza. Durante 2 o 3 horas allí sentí la energía, fue muy emocionante. Era la primera vez en directo con su obra. Por eso, una vez, de momento, se me ocurrió hacerle una misa, honrar su espíritu.


¿Hay algo que distinga esta bienal en particular? ¿Qué significa para ti participar en la Bienal?


La Bienal de La Habana es un espacio de legitimación y también de presentación o visibilidad del artista cubano y creadores de otros países que no están tan presentes en otras Bienales. Para mí es muy importante porque es el momento en el que yo puedo interactuar con otros artistas, con otras personas, con mayor cantidad de público.


Otro elemento favorable de la Bienal es que, por lo general, es muy abierta a todo tipo de medios, de ideas. Las respuestas de los organizadores siempre es “Vamos a tratar de hacerlo”, “Vamos a intentarlo”. Te da mucha libertad. Hay proyectos que yo he visto hacer aquí que sería imposible en otros lugares. Me parece interesante poder desplegar un poco más mi obra.


Este también es un momento bueno por la situación que ahora mismo vive el país. Es una Bienal especial en la que se espera la asistencia de mucha gente y quizás por eso también sea interesante para mostrar el trabajo, visibilizarse. Hay una atención sobre la Bienal y se trata entonces de ver ¿qué van a hacer los artistas cubanos en esta ocasión?, ¿qué van a presentar?