Mobirise free html website builder

CON LENTES DE CONTACTO

CUBA


Mirar, evaluar, enunciar, hacer; desde las prácticas artístico-pedagógicas.


Universidad de las Artes-ISA


Mirar, evaluar, enunciar, hacer. Tal es la línea de acción que la Universidad de Las Artes propone en esta muestra-evento que se inscribe en el tiempo y el espacio propios de nuestras dinámicas habituales. Las propuestas reunidas conjeturan un reflejo introspectivo de las temáticas comprendidas dentro de los ejes curatoriales de la presente Bienal. Para este fin, las directrices de nuestro mirar pasan, como si de un lente temporal se tratara, por un filtro que las dirige con mayor agudeza y enfoque hacia tópicos, como: la identidad cultural, los sistemas de creencias, narraciones o memorias históricas, la educación, las industrias creativas, las estructuras sociales, las políticas culturales y los mappings sociales, entre los más significativos.


La evaluación social es un campo de trabajo abierto que no resulta exclusivo de ningún saber específico, razón por la cual incumbe también al arte y amerita las potencialidades debeladoras, cuestionadoras y propositivas de este. Esa evaluación social no tiene que conducir siempre a la acción directa sobre el objeto de la misma, sino que está presente también en cada palabra viva, metáfora, experiencia estética, intelectual y sensorial propuestas por el campo de acción creativo. Las coordenadas simbólicas que la Duodécima Bienal de La Habana ofrece a nuestras prácticas pedagógicas suponen la posibilidad de hacer abstracción de esa evaluación social y conducir la mirada hacia las formas concretas del enunciado. Hoy día no tenemos, entre las nuevas promociones de estudiantes y profesores que llevan los destinos de las prácticas artístico- pedagógicas en nuestros espacios, una narración, un relato que nos una generacional o, al menos, grupalmente. Sin embargo, esto no nos despoja de la vasta empresa que supone trazar las huellas de la historia de la que somos responsables, aún cuando ello deba hacerse desde una poética de la disparidad.


FIDEL YORDÁN CASTRO